Gran parte de La Paz lleva más de un mes viviendo bajo un dramático racionamiento de agua potable. Son más de 100 los barrios afectados, entre ellos algunos de los más grandes de la ciudad. El recorte fue parcial al principio, pero a medida que pasaron los días se hizo más drástico.

la-paz-crisis-agua

Hay barrios en los que los grifos de agua son casi un adorno hace semanas. “¿Y saben qué es lo peor?”, dijo Marco, un ingeniero comercial de 32 años, a BBC Mundo. “Lo más terrible es que nos estamos acostumbrando”.

Una de las particularidades de la crisis de agua que atraviesa la capital administrativa de Bolivia es que los barrios donde tradicionalmente viven las personas con mayores recursos son los más castigados con el racionamiento.

El motivo es que las represas que suministraban agua potable a estas zonas fueron las que más drásticamente redujeron su caudal por la peor sequía que vive Bolivia en tres décadas.

Basta con entrar a un restaurante para advertir el impacto de la crisis. “Antes de salir de mi casa para almorzar en algún restaurante, me lavo las manos con el agua que recibo de la cisterna”, dice Daniela, vecina del barrio de Calacoto que trabaja en una tienda de ropa deportiva.

Diplomáticos salen de La Paz

Aunque no lo dicen de manera abierta, representantes diplomáticos y de la cooperación internacional confirmaron a BBC Mundo que, junto a sus familiares, ya comenzaron a abandonar La Paz.

La crisis del agua en La Paz se debe a la peor sequía que atraviesa Bolivia en las últimas décadas causada por el Fenómeno del Niño y el cambio climático.

Culpan al gobierno

Expertos en el tema, como el investigador Dirk Hoffmann, señalaron que este país no tomó las previsiones necesarias para afrontar la falta de líquido pese a que “fue anunciada desde 2009”.

“Durante 20 años casi no se hizo nada para construir nuevas captaciones de agua, en cambio en ese mismo tiempo la población se duplicó”, dijo el experto. Otros motivos señalados son la mala gestión de las autoridades responsables de la administración del agua y los megaproyectos bolivianos que afectan el proceso de regeneración de lluvias.

Fuente: lanacion.com.py