El 25 de setiembre del 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. La Asamblea General de las Naciones Unidas comprometió a los países miembros a cumplir 17 objetivos claves. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. Esto se denomina también la Nueva Agenda Global 2030.

Para alcanzar estas metas, todos deben hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como nosotros. Su éxito depende de qué tan involucrados y activos estemos todos los actores, con una adecuada coordinación y colaboración entre partes.

Paraguay fue uno de los 193 países signatarios, estampando su firma en documentos y su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para tal efecto, el Gobierno por medio del Decreto 5.887 del 6 de setiembre del 2015 creó una Comisión Interinstitucional para el desarrollo y seguimiento de los ODS.

Los ODS representan una oportunidad histórica para concretar esfuerzos del sector público, privado y la sociedad civil entorno a una agenda global que permita garantizar bienestar y dignidad para todas las personas que habitan el planeta.

Los negocios y las inversiones responsables serán esenciales para el logro de estos objetivos. Por ello, desde el Pacto Global de Naciones Unidas se insta a las compañías a comprometerse a contribuir activamente en la atención y solución de los problemas que afectan a sus países. El Pacto Global es una organización global, creada en el seno de las Naciones Unidas, con más de 12.000 adherentes a nivel mundial, trabajando desde el año 2000 en cuatro ejes principales: derechos laborales, derechos humanos, medioambiente y anticorrupción. La Red local del Pacto Global en Paraguay opera desde el año 2009 y cuenta con más de 70 miembros empresariales, académicos, de organizaciones sociales y Estado, trabajando activamente los principios antes mencionados. Los ODS marcan también la agenda estratégica del Pacto Global en Paraguay.

Es importante reconocer que no todos los ODS tienen que ser relevantes para todas las empresas. Las organizaciones deben realizar una evaluación de impactos, riesgos y oportunidades, considerando factores claves como el sector y la geografía para determinar los objetivos más importantes y estratégicos que puedan abordar.

Debemos entender que el cambio hacia un Paraguay más justo, próspero y equitativo, será la sumatoria de los esfuerzos de toda la sociedad. El Estado es parte importante de las mejoras, pero somos nosotros quienes debemos también hacer nuestras tareas, con responsabilidad y sistemáticamente, para construir un mejor país, un mundo más sostenible y sustentable.

Fuente: lanacion.com.py