Un proyecto cofinanciado por seis instituciones está diseñando la turbina eólica mas alta de la tierra. Su diseño está inspirado en las palmeras.

Una alianza de seis instituciones, liderada por investigadores de la Universidad de Virginia, se unió para diseñar la turbina de viento más grande del mundo. La turbina, que medirá 500 metros de altura será 57 más alta que el icónico edificio neoyorkino llamado Empire State. así lo informó una publicación en la revista Scientific American.

La iniciativa surgió como una forma de impulsar la producción de energía eólica, considerada dentro de las alternativas de energía verde. Y es que sólo en Estados Unidos, el uso de esta tecnología se ha triplicado en los últimos nueve años. El proyecta llega como un paso más en el desarrollo de las turbinas, que hoy son mucho más grandes que hace 15 o 20 años, cuando aparecieron las primeras turbinas.

Actualmente, las turbinas de viento tienen un promedio de 70 metros de altura y sus aspas, de 50 metros de largo. Su poder dependen de su tamaño y altura, pero generalmente varía entre uno y cinco megatones, que es suficiente para proveer luz eléctrica a 1.100 hogares. John Hall, profesor adjunto al proyecto, explicó que la motivación principal para crear turbinas más grandes es en gran parte económica.

El mega proyecto espera poner a funcionar una estructura que pueda proveer 50 megavatios, es decir, diez veces más poderosa que las existentes en la actualidad. Para ello, sus aspas medirán 200 metros de largo. Pero no solo eso: los científicos planean cambiar la forma cómo las turbinas capturan la energía, reemplazando las tres aspas que tienen las turbinas convencionales, por solo dos. Así, no sólo reducirían los costos de producción sino el peso de la gigante estructura, señaló la publicación.

¿Por qué menos no es más?

La lógica para crear turbinas cada vez más altas es muy sencilla: entre más arriba está, el viento sopla con mayor fuerza y de forma más constante. Así, es posible capturar más energía que con las turbinas más cercanas a la superficie terrestre.

Eric Loth, el director del proyecto financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación de Energía de Estados Unidos, explicó además que entre más largas sean las aspas de las turbinas, tienen una mayor posibilidad de capturar el viento de forma más eficaz, pues tienen un mayor área de barrido. El problema es que a la fecha no se han diseñado aspas tan grandes y que, por ello, cada avance en el diseño plantea una pregunta técnica sobre la forma como esas ideas pasaran del papel a la vida real.

“Definitivamente estamos corriendo un gran riesgo, pero la recompensa puede ser igual de enorme. No creo que estos problemas no tengan solución. Estamos tratando de encontrar el punto perfecto donde el tamaño se equilibre con los resultados”, le dijo el investigador a Scientific American. Dentro de un año, Loth y sus colegas construirán el segundo prototipo de la estructura, que será puesto a  prueba en Colorado.

Lo que los científicos esperan de este proyecto es que sus mega turbinas funcionen a 80 kilómetros de la playa, donde los vientos tienden a ser más fuertes. El problema es que justo en esas zonas es donde peor se comportan los huracanes y tormentas tropicales que golpean las costas norteamericanas. La solución, señaló Loth estaba en una estructura de la naturaleza: las palmeras.

“Las palmeras son muy altas pero muy ligeras, y si el viento sopla demasiado, pueden doblarse. estamos tratando de usar el mismo concepto para nuestro diseño. Queremos darle algo de flexibilidad, para que pueda adaptarse al fluido del viento”, señaló el investigador. Además, las aspas de la turbina cambiarán su forma según la dirección en la que sople el viento, al igual que las hojas de las palmas. Esto, con el fin de ahorrar en materiales. La idea es que resistan vientos que se muevan a 253 kilómetros por hora.

Fuente: elespectador.com

Foto: Pixabay