Este miércoles 22, la Central Hidroeléctrica ITAIPU alcanzará los 2.500 millones de megavatios de energía acumulada, desde que la misma entró en operación, en mayo de 1984. Para conmemorar el hecho histórico de la usina que más genera electricidad en el planeta, se realizará un evento protocolar.

La solemnidad está marcada para las 14 hora paraguaya del día miércoles 22, en el hall del Edificio de Producción de la ITAIPU.

La ceremonia contará con la participación del ministro de Obras Publicas y Comunicaciones, Ramón Giménez Gaona; el Presidente de la ANDE Ing. Victor Romero Solis; de Minas y Energía de Brasil, Fernando Coelho Filho, del presidente de Eletrobras, Wilson Ferreira Júnior, así como de los miembros del Directorio Ejecutivo de la ITAIPU Binacional.

Con esta marca, la usina paraguayo-brasileña, ubicada en la frontera entre los dos países, reafirma su papel estratégico para atender a los mercados del Paraguay y del Brasil. En el 2016, el gigante de hormigón y acero rompió la marca inédita de 100 millones de MWh y cerró el año con el récord mundial de 103 millones de MWh. Esta producción abasteció el 76% del consumo del Paraguay y el 16% del Brasil.

Si fuera posible almacenar toda la producción acumulada de la ITAIPU, los 2.500 millones de MWh serían suficientes para abastecer al mundo entero, por 40 días; Europa, por 6 meses y 12 días; Alemania, por 4 años y 5 meses; Francia, por 5 años y 5 meses; Estados Unidos, por 7 meses; y China, por 5 meses y 20 días. Estas cifras también muestran qué países son los que más consumen electricidad hoy. China ha superado a Estados Unidos, que a su vez consume, solo, casi el total de toda Europa.

Según el director general paraguayo, James Spalding, alcanzar los 2.500 millones de MWh, nos da aún más motivos para estar orgullosos de nuestra capacidad de poder atender, con calidad, a nuestros mercados consumidores, de Paraguay y de Brasil, socios de la usina. “La ITAIPU reafirma su papel estratégico en los dos países con cifras que traducen sostenibilidad, energía y responsabilidad social”. Y complementa: “Eso sólo es posible con la dedicación de nuestros empleados”. La extraordinaria producción de la ITAIPU se debe al gran río Paraná, como a las 20 unidades generadoras y a los equipos asociados, y es para resaltar la eficiente operación de las mismas, que se logra gracias al espectacular equipo humano, que dan lo mejor de sí cada día, para que nuestra gran empresa trascienda en el mundo entero.

Para el director general brasileño, Luiz Fernando Leone Vianna, los 2.500 millones de MWh revelan la importancia de la central hidroeléctrica, no sólo como productora de energía, sino también como propulsora del desarrollo regional, a partir de una energía limpia y renovable. “Este récord también muestra la competencia del cuerpo técnico, del esfuerzo y compromiso de cada colaborador de la usina, brasileños y paraguayos, para esa conquista”.

Energía que no para

La inauguración oficial de la usina de la ITAIPU fue el 5 de noviembre de 1982, cuando los presidentes de Paraguay y Brasil accionaron el mecanismo que levanta las 14 compuertas del vertedero.

El 5 de mayo de 1984 entró en operación la primera de las 20 unidades previstas en el proyecto. En aquel año, la ITAIPU generó 276.500 MWh. Las dos últimas máquinas fueron inauguradas en 2006 y 2007, cuando la usina pasó a operar con capacidad máxima instalada: 14 mil MW.

Desde el primer giro, el movimiento de las turbinas no paró más.

En el 2016, la ITAIPU rompió la marca inédita de 100 millones de MWh y cerró el año con el récord mundial de 103 millones de MWh, suficientes para abastecer el 16% del consumo de Brasil y atender el 76% del consumo paraguayo.

Los nuevos desafíos son del tamaño de la ITAIPU. Hasta 2020, la empresa pretende consolidarse como “la generadora de energía limpia y renovable, con el mejor desempeño operativo y las mejores prácticas de sostenibilidad del mundo, impulsando el desarrollo sostenible y la integración regional”.

La ITAIPU también da una importante contribución a la participación de fuentes renovables en la matriz energética de ambos países (en Brasil, las renovables representan más del 66% de la generación eléctrica y, en Paraguay, equivale a prácticamente el 100%).

Punto estratégico

La fuerza de la corriente hacía que el agua estallara en las pequeñas rocas que rompían el curso del río. Los pueblos indígenas, habitantes de la región, llamaban a aquella isla de Itaipú – o, en traducción libre del guaraní, “la piedra que canta”.

Fue en este punto del río Paraná, en la frontera entre Brasil y Paraguay, corazón de América del Sur, que trabajadores de ambos países construían la mayor usina hidroeléctrica del mundo, en generación de energía.

La ITAIPU es el resultado de varios desafíos. El primero fue diplomático: la obra solucionó un antiguo impasse que envolvía la posesión de tierras en la región de Saltos del Guaira. Una disputa de frontera, que perduraba desde el siglo XVIII.

El otro desafío fue de ingeniería: hasta entonces, mediados de los años 1970, nunca una obra de igual magnitud había sido erguida en el mundo. El volumen de hormigón utilizado en la construcción (12,7 millones de m³), por ejemplo, sería suficiente para levantar 210 estadios de fútbol, como el del Maracana, en Río de Janeiro.

El desafío humano no fue menor. En el auge de la construcción de la represa, 40 mil trabajadores movían el cantero de obras. Paraguayos y brasileños que se instalaron en la región y transformaron las dos márgenes.

Fuente: die.itaipu.gov.py