AREGUÁ (Arnaldo Espínola, corresponsal). El lago “azul ” de Ypacaraí, así como en sus costas de la jurisdicción de San Bernardino, en la parte que corresponde a Areguá igualmente está recuperando progresivamente su color natural, se le nota limpio y translúcido.

Este nuevo panorama del recurso hídrico se debería a que las cianobacterias han disminuido considerablemente por las bajas temperaturas y las recientes lluvias, según explicó el intendente aregüeño Denis Torres (ANR).

El jefe comunal dijo que los técnicos de la Secretaría del Ambiente (Seam) le informaron la semana pasada que el sistema natural del lago hace que con las lluvias se depuren las aguas. Indicó que las aguas de las costas de las ciudades de Areguá y San Bernardino, incluso ya están aptas para usos recreativos.

De hecho, numerosas personas acuden diariamente a la playa municipal de Areguá para simplemente observar o pasearse en canoa. Terminó el fétido olor que expedía hace unos años, expresó el intendente.

Uno de los canoeros, Ignacio Romero, dijo que luego de mucho tiempo volvieron los turistas a visitar el emblemático sitio para apreciar la naturaleza. Agregó que muchas personas se sorprendieron al encontrar el lago “cristalino”, después de estar de color negro y pastoso por la contaminación.

Romero refirió que los turistas nuevamente empezaron a llegar al saber que el lago presenta una importante mejoría. Señaló que juntan las basuras que arrojan algunas personas, para evitar una nueva contaminación.

Fuente: ABC COLOR