El Grupo Ecológico Sierra Gorda trabaja desde 1987 para la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible de las comunidades rurales en el estado de Querétaro, en el corazón de México. Su constancia e innovación le ha valido la reciente obtención del prestigioso premio National Geographic World Legacy, en la categoría Conservación del Mundo Natural, que destaca a compañías y organizaciones líderes en viajes y eco-turismo.
Este galardón se suma a cerca de 40 reconocimientos nacionales e internacionales, que vienen a condecorar los logros alcanzados por la iniciativa liderada por Martha “Pati” Ruiz Corso, cuya labor en la recuperación y protección de la biodiversidad y la diversificación de oportunidades de desarrollo para los habitantes, de la mano de un efectivo proyecto de ecoturismo, contribuyó a la designación del 33% de la región de Querétaro como Reserva Mundial de Biosfera en 2001. “Los reconocimientos son un verdadero escudo que nos permite sostener nuestra labor”, expresó Pati esta semana en París, en una reunión con la secretaría del programa de la UNESCO sobre el Hombre y la Biosfera.

El Grupo Ecológico, una alianza de la sociedad civil local, tiene como objetivo principal implementar una estrategia de desarrollo económico participativo, ofreciendo a la vez a los visitantes una experiencia muy cercana al cotidiano de los habitantes y su visión de protección mancomunada de la biodiversidad.

Sierra Gorda es una de las 41 reservas de biosfera reconocidas por la UNESCO en territorio mexicano. De una extensión total de 383.567 hectáreas, 24.803 son zonas núcleo, es decir, están legalmente protegidas de toda intervención humana que no sea investigación, protección o usos tradicionales. Incluye 14 tipos de vegetación, dominadas por el bosque esclerófilo. Su ecosistema acoge especies amenazadas y sirve de refugio para especies migratorias, como el jaguar o las últimas 60 guacamayas verdes del mundo, que anidan en Sótano del Barro, una fractura vertical de 460 metros de profundidad. En Sierra Gorda se hallan también unas 600 especies de mariposas.

La población local, formada por unos cien mil habitantes originarios de la cultura huasteca, se dedica a la ganadería, agricultura de temporada y silvicultura.

Para beneficio de la Reserva, el Grupo Ecológico ha logrado generar una coordinación público-privada, que logró junto al gobierno mexicano en 2000 un plan de gestión enfocado en la producción agrícola sostenible y la restauración de sistemas naturales degradados, con especial atención en generar beneficios locales. Asimismo, ha desarrollado un programa de “educación para la sostenibilidad”, en el que participan 162 escuelas de la región.

Para el secretario general sobre el Programa Hombre y Biosfera (MAB) de la UNESCO, Han Qunli, el trabajo y la convicción de Martha Corzo y el Grupo Ecológico Sierra Gorda son ejemplo del espíritu de trabajo que necesita el planeta con urgencia actualmente, como “un verdadero movimiento por el desarrollo sostenible”.

Desde 1971, 651 áreas naturales de 120 países han integrado la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO. La Red se reúne en Lima, Perú, del 14 al 17 de marzo del 2016 con el fin de elaborar un Plan de Acción para las Reservas de Biosfera para 2016-2025.

Fuente: unesco.org