La delegación, encabezada por la Ministra de Turismo, Marcela Bacigalupo llegó por vía aérea al aeropuerto de Encarnación y de allí se desplazó hasta la misión Jesuitica Guaraní de la Santísima Trinidad del Paraná.

En ese lugar, la esperaban el gobernador Luis Gneiting y el Intendente de ese distrito, Arístides Aguilar. Fue recibida con música sacra por el Coro Mby’a-Guaraní de la Comunidad Guaviramí de Trinidad, integrado por niñas sopranos, de entre 11 y 14 años; varones contraltos, de 7 a 10 años, y jóvenes tenores de entre 20 y 30 años. Posteriormente, también recorrieron la Misión de Jesús.

La reducción de Trinidad es una de las construcciones más importantes de los 30 pueblos jesuíticos. Cuenta con museo jesuítico y museo lírico; una llamativa torre separada de la iglesia, con púlpito de piedra y frisos de ángeles ejecutando diversos instrumentos.

Fue fundada en junio de 1706, y en 1728 contaba con una población de 3.000 indígenas guaraníes. Fue redescubierta cerca de dos siglos después de su abandono. Desde 1993 es patrimonio de la humanidad, un título dado por la Unesco.

Fuente: abc.com.py