Recientemente, la revista Nature publicó los resultados de un gran estudio que ha utilizado los datos satelitales recopilados durante 27 años (entre 1983 y 2009) para saber de qué manera el calentamiento global también está afectando las nubes.

En los resultados del estudio se destaca que las nubes altas se están elevando progresivamente y cada vez son más altas, por otro lado, los cuerpos de nubes se están desplazando cada vez más hacia los polos, reduciendo así la nubosidad en la amplia región del planeta que va desde los 40° N hasta los 40° S.

En el último año de recolección de datos del estudio 2009, se hace evidente que cada vez hay menos nubes en alturas medias, tal y como anticipan los modelos matemáticos de simulación que prevén una atmósfera cada vez más caliente.

Estos cambios se deben principalmente a los gases de efecto invernadero, cuyo origen es claramente antropogénico, y los aerosoles volcánicos que sí tienen un origen natural. Sumados estos dos elementos, provocan una menor reflexión de los rayos solares que desembocan en los desplazamientos de las nubes, explica el informe.

El estudio constituye una evidencia de que el cambio climático también tiene su efecto en las nubes y nos muestran un futuro incierto. El desplazamiento, tanto en altura como en latitud, de los conjuntos nubosos se ha predicho en los modelos climáticos.

Fuente: comunicae.com.mx