En tiempos de escasez del agua dulce, las técnicas de reciclaje se multiplican. La creación de techos o terrazas verdes se plantea como una buena opción con grandes beneficios para el ambiente. Se estima que un sistema de este tipo permitiría reducir hasta la mitad el consumo de agua de un hogar.

Techo verde es un sistema que incorpora el uso de vegetación sobre cubiertas de techos, lo que proporciona beneficios sociales, económicos y para el medio ambiente, especialmente en áreas urbanas. Se puede incorporar nuevas tecnologías, como agricultura urbana o producción de alimentos, sistemas de reciclaje de aguas o instalación de paneles solares.

Aunque parece un fenómeno bastante reciente, en los países escandinavos se usan hace muchos años, mientras que Alemania los dio a conocer en los ’60 y ya tiene casi un 10% de sus techos con estas características.

Una forma natural de reutilizar el agua de lluvia

Los techos verdes contribuyen a la utilización del agua de lluvia en tareas que no requieren agua potable.

La técnica más común consiste en crear una superficie con vegetación sobre techos planos o con escasa pendiente. Allí se pueden colocar desde flores y césped, hasta pequeños arbustos. La vegetación actúa como una gran capa de protección contra la radiación solar, lo que minimiza el sobrecalentamiento en el microclima del espacio exterior.

Se colocan canaletas que vehiculizan el agua hasta un estanque donde se captura, filtra y almacena. El agua almacenada queda libre de impurezas y si bien no es apta para beber, se puede usar para limpiar y regar. Se estima que un sistema de este tipo permitiría reducir hasta a la mitad el consumo de agua de un hogar.

Más beneficios

  • Regulan las temperaturas. Actúan como aislantes térmicos, porque mantiene el fresco en estaciones calurosas y el calor en estaciones frías.
  • Pueden servir como huertas urbanas.
  • Mejoran la calidad del aire en las ciudades porque absorbe los contaminantes, lo que se traduce en menos enfermedades respiratorias y en una mejor calidad de vida.

Fuente: lavoz.com.ar