Un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo y la Universidad de Miami, reveló que las nubes finas situadas aproximadamente a cinco kilómetros de altitud podrían tener un efecto de enfriamiento sustancial sobre el clima, lo que podría aliviar el calentamiento global.

El estudio, publicado en la revista Nature Communications, sugiere que las nubes de nivel medio delgadas (TMLC) formadas por el descenso de las nubes cerca de la isoterma de cero grados podrían influir en el transporte de calor y de la humedad y la sensibilidad del clima.

“Al usar observaciones satelitales y modelos numéricos de alta resolución, nos encontramos con que las nubes delgadas de nivel medio con frecuencia se forman en los trópicos en las proximidades de las nubes convectivas profundas y que su efecto de enfriamiento podría ser tan grande como el calentamiento provocado por las nubes altas tipo cirrus” explicó el autor Quentin Bourgeois, asociado postdoctoral en el Departamento de Meteorología (MISU) y el Centro para la Investigación del Clima Bolin, en la Universidad de Estocolmo, en un comunicado.

Alrededor del 70 por ciento de la superficie de la Tierra está cubierta por nubes en cualquier momento. Las nubes de hielo de gran altitud, como los cirrus calientan la Tierra, mientras que las nubes de baja altitud, como las nubes de cúmulo, enfrían.

Utilizando el modelo de transferencia radiativa, los investigadores calcularon que el efecto de enfriamiento de TMLC podría ser tan grande en magnitud como el efecto de calentamiento de las nubes cirrus. Por otra parte, Cloud-Aerosol Lidar wuth Orthogonal Polarization (CALIOP) mostró que TMLC son más comunes en los trópicos que como se pensaba.

La Tierra recibe alrededor de 340 W m-2 energía del sol todos los días, además de los 3 W m-2 de calentamiento causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Las nubes alivian algo del calentamiento, en alrededor de 20 W m-2.

Con sus hallazgos, los investigadores esperan que los futuros modelos climáticos tendrán en cuenta el efecto de enfriamiento de las nubes delgadas de nivel medio en sus predicciones. Además, se necesitan investigaciones futuras para entender mejor el mecanismo detrás de TMLC, que sigue siendo difícil de estudiar debido a que son muy difíciles de detectar mediante técnicas de teledetección.

Fuente: agua.org.mx

Foto : PiccoloNamek/Wikimedia Commons