Las costas españolas están plagadas de algas, sobre todo en la zona murciana del Mar Menor, y este fenómeno parece que aumenta cada año. Las principales causas son el cambio climático, el aumento de la temperatura del mar y los vertidos de fertilizantes.

¿Qué son las algas?

Las algas son plantas, comúnmente acuáticas, que viven en agua tanto dulce como marina. Se tratan de organismos comunes que en los últimos años han comenzado a convertirse en un problema en las costas españolas.

Aunque la proliferación de microalgas en el mar es un fenómeno mundial, en nuestro país se ha visto agudizado en los últimos años. Es, no solo más frecuente, sino también más intenso, señala Gotzon Basterretxea, científico del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA).

Si bien es cierto que se trata de un fenómeno natural, la mano del hombre ha agravado las plagas de algas en España. El uso de fertilizantes, la construcción, las restricciones en la circulación del agua y el cambio climático están detrás de este aumento de las algas en playas, según Basterretxea.

Los expertos aseguran que se trata de un fenómeno que se extiende por toda la costa, pero es en los espacios cerrados donde la proliferación de las lagas se hace mas evidente, explican desde Eltiempo.es

Causas

El uso de fertilizantes y el vertido de nutrientes al mar está alimentando a las plantas acuáticas. Así lo advierte el investigador del CSIC, que asegura que, como organismos fotosintéticos, las algas se alimentan de los nutrientes de los fertilizantes que las industrias agrícolas vierten en los mares, aumentando como consecuencia su tamaño y extensión.

Este fenómeno se acrecienta en los espacios cerrados, como calas y puertos, en donde el agua tiene menor movimiento.

El cambio climático y el progresivo incremento de las temperaturas también están detrás de las plagas de algas en España. El aumento de la temperatura del agua del mar, el alargamiento de los meses de verano y los cambios en los regímenes del viento están propiciando este fenómeno, «común en los meses del año de más calor».

Consecuencias

Los expertos están notando ya las repercusiones tanto sociales como económicas de la proliferación de las algas en España. «El sector turístico será el primer afectado por esta situación», destaca Basterretxea, ya que por lo general los turistas descartan el baño en lugares invadidos por las algas.

Sin embargo, las consecuencias van mucho más allá, ya que los expertos temen que esta situación pueda afectar gravemente a las zonas de cultivos marinos (por ejemplo, en Galicia), y que incluso pueda tener repercusiones serias para la fauna y los seres humanos.

¿Tóxicas?

Aunque el contacto con las algas no supone ningún peligro y el riesgo por inhalación es realmente pequeño, el problema de la proliferación de las algas en el mar y pantanos es que pueda llegar a ser tóxico para los humanos. Las algas generan una serie de toxinas que pueden ser peligrosas por consumo e inhalación.

«El riesgo podría venir por la ingesta de organismos que han acumulado microalgas», informa Basterretxea. Es el caso de los peces y mariscos. El peligro se extiende también a las aves que se alimentan de estos animales.

El Mar Menor

Ha sido este verano cuando saltó la alarma sobre el fenómeno de las algas en las costas del Mar Menor.

La contaminación ha generado una situación límite en estas aguas, provocada especialmente por el vertido de las aguas y residuos procedentes de las empresas agrícolas, además de la elevación de la temperatura del agua en la zona. En regiones como San Pedro del Pinatar, la temperatura del agua en los meses de agosto supera los 29ºC.

El aumento de la biomasa, de las algas y de los microorganismos en las aguas es lo que provoca ese color que parece sucio la espuma y el olor en el mar. El hecho de que se trate de un lugar cerrado, con menores corrientes marinas, agudiza el problema.

Fuente: abc.es