En la Estación de Acuicultura de la ITAIPU, ubicada en Hernandarias, se inició, en los primeros días de noviembre, el periodo reproductivo de peces, correspondiente al año 2016. Actualmente ya se cuenta con larvas vivas, cuidadas en los laboratorios de la mencionada dependencia de la Entidad.

La época de reproducción de la mayor parte de las especies ícticas nativas y el periodo restrictivo (veda), se inician cuando las temperaturas de las aguas de los ríos oscilan entre 24 y 30 grados.

En Paraguay, este periodo, que generalmente se extiende de octubre a enero (primavera estival), se inició el pasado 7 de noviembre y se extenderá hasta el 31 de enero, en cauces compartidos con Brasil.

Los peces poseen distintas formas de reproducción, dependiendo de la especie, en su ambiente natural. Una de ellas es la ovípara (esquematizada en la siguiente figura), en la cual las hembras liberan los óvulos en el agua en lugares torrentosos, y el macho los fecunda con su esperma. Una vez fecundados, los óvulos inician el proceso de formación, de lo que conocemos como alevines.

En la Estación Acuicultura

Como el desove no tiene lugar en cautividad, éste debe ser inducido artificialmente, lo cual no es una tarea fácil. Tal vez uno de los logros más relevantes de la acción de Piscicultura, a cargo de Osvaldo Saucedo, ha sido el desarrollo de protocolos exitosos para la reproducción artificial de 12 especies, entre ellas el dorado, carimbatá, pacú, boga, surubi, ñurundi´a y salmón del Paraná, mediante el uso de hormonas reproductivas.

Desde 1988, la Estación de Acuicultura opera con el importante objetivo de reproducir en cautiverio de especies ícticas nativas, cosechando récords y sembrando grandes cantidades de alevines juveniles en cauces de todo el país, que a la fecha supera los 10.000.000 de alevines.

imagen-reproduccion

“Estamos cumpliendo los objetivos de la Estación de Acuicultura, que consisten en la reproducción de especies nativas, para poder ser sembrados y para poder mantener la mayor biodiversidad de peces en el embalse de la ITAIPU”, explicó José Luis Hermosa, jefe de la División de Embalse (MARR.CE) de la Entidad.

“Además de eso, un cierto porcentaje de la producción será destinado al desarrollo de la piscicultura en la región”, agregó.

El proceso se inició con la selección de los reproductores y la obtención de óvulos de Ñurundi´a, tras estimulación con hormonas reproductivas, una vez que se verifica la calidad de los óvulos con medidas morfométricas y análisis microscópico, se procede a la fecundación de los mismos en las incubadoras del laboratorio de larvicultura (el proceso abreviado se puede observar en la secuencia de fotografías y microfotografías).

Microfotografías del proceso, por primera vez

Con el fortalecimiento de los Laboratorios Ecológicos de la División Embalse (MARR.CE), con la adquisición de un microscopio equipado con cámaras, filtros y software de medición, se pudieron tomar las primeras fotografías y videos de los huevos y estadios larvales tempranos de los peces.

imagen-reproduccion2

Nuevas incubadoras

En el transcurso del año 2016 se ha recibido la primera tanda de incubadoras, parte del proceso de ampliación de la dotación de las mismas, con miras a seguir aumentando la capacidad de producción de alevines. Esto asociado a la construcción de 5.000 m2 de estanques de alevinaje, en la Reserva Biológica de Itabó, apunta a aumentar sustancialmente la producción anual de alevines de la ITAIPU Binacional.

incubadora

 

Fuente: http://die.itaipu.gov.py/