“Hemos visto muchos logros en el área institucional y nos gustaría seguir acompañando para consolidar el proceso”, manifestó la señora Rita Elena Cestti, de nacionalidad peruana, especialista sénior en agua y saneamiento del Banco Mundial (BM), quien se encuentra en Paraguay en el marco de la misión de supervisión del Proyecto de Modernización del Sector Agua y Saneamiento (PMSAS), realizada del 20 al 24 de febrero del corriente año.

Es la segunda visita de Cestti, que ya estuvo en agosto del año pasado en misión conjunta con el BID. Además de reuniones con autoridades del sector, Cestti, junto a los demás integrantes de la misión, efectuó un recorrido por la zona de obras de la futura planta de tratamiento Bella Vista que estará en la desembocadura del arroyo Mburicaó en Asunción.

“Nos da mucho orgullo acompañarlos en alcanzar un hito histórico que es el inicio de esta planta de la Cuenca Bella Vista”, indicó. “Creemos que por el momento estamos todos alineados en el objetivo. Ya se ha preparado el terreno donde se asentará la Planta de Tratamiento y también donde se va a reasentar a las familias que ya hace casi cuatro años están esperando una vivienda digna. También ya hemos avanzado en un programa de trabajo con el BID para que en septiembre de este año ellos arranquen con la construcción de la planta de tratamiento.”, manifestó.

La especialista Rita Cestti señaló que existen otros componentes de igual importancia como el fortalecimiento institucional de las instituciones del sector que se trabaja con el BM desde hace ocho años. “Creo que hemos visto muchos logros y tenemos aún una agenda de trabajo que nos gustaría seguir acompañando para consolidar el proceso”. La señora Cestti remarcó su interés en trabajar con el componente de apoyo a las poblaciones indígenas y rurales. “Ojalá tengamos la oportunidad de poder visitar los sistemas del Chaco y las comunidades. Nos queda una agenda por avanzar en este componente”, dijo.

Continuidad en el sector agua

Con relación a la continuidad del apoyo del BM al sector agua, indicó: “En Paraguay, por el momento, tenemos solo un proyecto en el sector agua. En este proyecto estamos en etapa de cierre y quisiéramos ver la posibilidad de operaciones futuras. No hay todavía ningún compromiso, pero este tipo de misiones y discusiones nos permite ver cómo el Banco Mundial podría apoyarlos. La agenda de agua y saneamiento que es una agenda muy importante. Trabajamos en muchos países, donde se han sentado como metas dar servicio sostenible de agua y saneamiento en cinco a diez años. Hay compromisos bastante importantes. Lo mismo vemos aquí en Paraguay. Ayer en la reunión con el ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona, él reconoció que todavía queda mucho por hacer y que los retos son muy grandes. Hay brechas que llenar y estamos comprometidos a nivel más alto, político en el país, para avanzar en dar servicios sostenibles en agua y saneamiento”.

AGENDA PARAGUAY

“Todos los países son diferentes en idiosincrasia, clima, territorio, historia… Cada uno debe tener su estrategia y definir sus propias políticas. En el caso de Paraguay, que tiene regiones áridas donde el recurso hídrico no está, requiere un tratamiento muy especial. Creo que es un tema al que Paraguay está dando seguimiento. No se trata solo de ver el acceso a agua y saneamiento, sino también tener en cuenta la protección de la fuente. Es un área que requiere mayor atención cada día. A veces se piensa, que agua y saneamiento es solo hacer extensiones de redes, no es solo eso, sino ver de dónde viene el agua, qué se hace con esa agua, si la calidad es apta para el consumo humano y atender si se está deteriorando la fuente, para poderla proteger y mejorar para el futuro”.

“Ya se tiene ahora un marco institucional que irá fortaleciendo para apoyar a los operadores. Una peculiaridad de Paraguay es que tiene un número muy grande de operadores en el área rural. Son casi 4000 prestadores de servicio que deben hacerlo en forma digna y sostenible. Eso marca un poco la diferencia con otros países. En Perú se da un caso similar en el ámbito rural. Hay mucho trabajo y es cuestión de consolidar una agenda. Cada país tiene que poner su propia hoja de ruta. Sin embargo, la experiencia de lecciones aprendidas en otras partes de Latinoamérica y del mundo ayuda mucho”.

“Otro punto a tener en cuenta es el mejoramiento de las prácticas de las empresas que dan agua y saneamiento. Mucho enfoque en traer más agua y ampliar la cobertura, pero sin asegurar sostenibilidad del sistema”, indicó.

Fuente: iagua.es