La basura no es basura. Esta es una lección que han aprendido los peruanos gracias a una innovadora campaña que ha convertido un millón de botellas de plástico en miles de ponchilas.

Las ponchilas son una mochila con un poncho incorporado. Fueron ideadas para abrigar a los niños más pobres de los Andes que deben recorrer varios kilómetros al día para llegar a sus escuelas, expuestos a temperaturas extremas.

Esta innovación tiene otro importante beneficio: cada una de ellas se fabrica con el plástico reciclado a partir de 80 botellas.

Cada ponchila está hecha con 80 botellas de plástico recicladas. (Alianza La Ponchila).

Cada ponchila está hecha con 80 botellas de plástico recicladas. (Alianza La Ponchila).

“Con esta iniciativa estamos recuperando mucho plástico que podría terminar en rellenos sanitarios, botaderos o en los océanos”, explica Miguel Nárvaez, jefe de Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad de Cencosud Supermercados, una de las empresas que lidera la campaña.

El proyecto de las ponchilas inició en 2016 cuando las marcas de supermercados de Cencosud, Agua San Luis (Cocacola) y Pacífico Seguros se propusieron colaborar para enfrentar la deserción escolar en las zonas altas de los Andes a causa de las temperaturas extremas y las largas distancias que los niños deben recorrer para llegar al colegio.

Las compañías decidieron invitar a los ciudadanos a ser parte de la iniciativa a través del aporte de las botellas durante los meses de verano, cuando más se consumen bebidas líquidas refrescantes.

En 2017 consiguieron elaborar 6.000 ponchilas y 7.000 en 2018. Fueron entregadas a niños de Puno, Cusco, Arequipa, Huancavelica, Ayacucho y Apurímac antes del comienzo del año escolar.

Pero este no fue el único logro. A partir de la campaña casi 40% de los clientes de nuestros supermercados comenzaron a reciclar plástico por primera vez, relata Narváez. Para nosotros eso es un impacto muy importante, agrega.

Tras el éxito de 2017, este año se unió a la campaña el Ministerio del Ambiente de Perú, que trabaja activamente para promover un consumo responsable y el aprovechamiento de los desechos para evitar la contaminación.

“Con esta iniciativa lo que estamos haciendo es cerrando el círculo, utilizando nuestros residuos y dándoles un valor agregado a través del reciclaje”, dice la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz.

En Perú se generan 18.000 toneladas de residuos cada día, de los cuales 10% es plástico. Muy poco se recicla.

El Gobierno nacional promueve actualmente en el Congreso un proyecto de ley para impulsar la economía circular a través de una disminución en el consumo de plásticos y un mayor aprovechamiento de los materiales reciclados.

Para la ministra Muñoz, las ponchilas son un ejemplo de que esta idea es posible. “Una botella que te sirvió, puede convertirse en algo útil para alguien más. Tenemos la oportunidad de convertir algo que aparentemente ya no tiene un uso, en una cosa positiva, con un nuevo uso”.

Cada minuto en el mundo se consume un millón de botellas de plástico. Los plásticos de un solo uso representan 50% de la basura marina que hoy causa estragos en nuestros océanos y en su rica biodiversidad.

Fuente: unenvironment.org