Según un informe del Banco Mundial (BM) publicado el pasado septiembre, los deshechos generados en el planeta en 2016 alcanzaron los 2.010 millones de toneladas.

Según las previsiones del BM, esta cifra se disparará hasta llegar a los 3.400 millones de toneladas en el año 2050. Es decir, que en poco más de tres décadas generaremos casi un 70% más de basura.

Los expertos sugieren tomar medidas urgentes para frenar esta tendencia, apuntan a la rápida urbanización y el crecimiento de la población como algunas de las causas de este problema.

En regiones como el África Subsahariana o Asia Meridional, la cantidad de deshechos en 2050 se triplicará y duplicará, respectivamente.

En el informe también se señala a factores como el plástico, del que en 2016 se generaron 242 millones de toneladas de desechos, cuya adecuada gestión, reutilización y reciclaje son fundamentales para reducir su gran impacto en el medio ambiente.

La tasa media de generación de basuras per cápita en América Latina es de 0,87 kg. al día, lo que supera el promedio mundial fijado en 0,74 kg.

info2

Pero la diferencia es aún mayor si en el mapa de la región se incluyen los países anglófonos del Caribe, la mayoría de los cuales se colocan a la cabeza de generación de residuos y que aumentan la media regional hasta 0,99 kg.

Y según la proyección del BM, en el año 2050 esa cifra pasará a ser de 1,30 kg. diarios per cápita.

De hecho, algunos de estos territorios ya muestran cifras hasta tres y cuatro veces superiores como las Islas Vírgenes de Estados Unidos (4,46 kg.) y las Británicas (3,75 kg.).

En la generación de residuos influye que tanta población viva en un área tan pequeña y la existencia de actividades comerciales y el turismo, asegura John Morton, especialista en Ambiente Urbano del BM.

Algunos países tienen una mayor producción de desechos debido a la gran afluencia de turistas.

 

 

La región que menos recicla

El informe señala cómo tener sistemas adecuados de gestión de desechos es la base de una economía circular, en la que los productos pueden ser optimizados de modo que sean reutilizados y reciclados.

Pero el reciclaje es, precisamente, una de las grandes asignaturas pendientes en América Latina y el Caribe.

El reciclaje informal es habitual en América Latina.

Según los datos del BM, América Latina y el Caribe es la región que menos recicla del mundo: solo un 4,5% de su basura, siendo que el promedio del planeta es del 13,5%.

Sin embargo, es importante destacar que de nuevo son las islas anglófonas del Caribe, donde el mercado del reciclaje es aún incipiente, las que hacen descender la media en la región.

“El reciclaje en América Latina recae sobre todo en el sector informal como las personas que ves recogiendo por la calle”, señala Morton.

“Esto añade cierto valor, pero no tiene nada que ver con el gran compromiso público hecho en países de Europa o Japón, donde se puede reciclar hasta el 50 o 60% de la basura”.

La clave de los desechos de alimentos

El experto destaca buenas prácticas como la de Argentina, donde “la demanda pública hizo presión para fomentar el reciclaje como política pública”, o Colombia, donde existen programas de pago o recompensa para las personas que reciclan.

Algunas de sus recomendaciones para detener esta imparable tendencia al alza en la generación de basura pasan por fomentar el reciclaje, reducir el consumo de plásticos y el de los desechos alimenticios gracias a la educación de la población.

“Los desechos que más puedes reducir como ser humano son los de comida, que en el caso de América Latina y el Caribe son más del 52% del total y de los que un gran porcentaje acaba en vertederos”,  asegura el especialista del Banco Mundial.

Para hacerlo, recomienda gestionar de manera eficiente los restos de alimentos aprovechando las sobras, llevándolas a un banco de comida o incluso transformándolos en compost.

“Lo que es necesario es un compromiso real, tanto de la población como de los Estados a través de políticas proactivas para gestionar adecuadamente los desechos”, concluye.

Fuente: bbc.com